Buscar

NO TODO LO QUE HUELE A MARIJUANA ES ILEGAL


SAN JUAN, PR – MAYO 2020 – La marijuana es un tema difícil que ha estado presente por los siglos de los siglos, y va a estar ahí siempre. Lo que va a cambiar es la conversación que se tiene al respecto, basada en la evolución social y legal de la sociedad y en los conocimientos que tenemos sobre esa sustancia.


Hace años, si un policía te agarraba con una pestecita a marijuana, no importaba si era cáñamo (mejor conocido en inglés como hemp) o CBD (la parte psicotrópica de la marijuana) te lo confiscaban, y si no, ibas preso. No había break. Pero las cosas han cambiado bastante con el tiempo, y aunque hemos legalizado la marijuana en muchos países y los Estados Unidos, es importante estar al día con las leyes y los métodos que la policía usa en la calle.


En el 1993, el presidente Franklin Delano Roosevelt presentó una medida llamada Farm Bill. Es un paquete legislativo que se actualiza cada cinco años para mantener los precios agrícolas justos para los consumidores y los agricultores. Además, ayuda con la demanda y distribución de los frutos de la tierra.


En la actualización del 2018 se sacó el cáñamo del Controlled Substances Act. Esto legalizó todos sus derivados que tengan un nivel bajísimo de tetrahydrocannabinol, que es el nombre científico del THC. Eso significa que puedes cosechar, vender, manufacturar y transportar la parte no psicodélica del cáñamo.


Es importante tener claro que el cannabidiol o CBD no tiene contenido de THC, y esto es lo que lo hace legal. Piénsalo de esta forma, si proviene del cáñamo pero no te arrebata, es legal. El CBD en particular se utiliza para ayudar con la ansiedad, dolores corporales y ayuda a relajarse. Viene en cremas, gotitas para debajo de la lengua, aceites, dulces y, la más incriminante, vaporizadores. Digo la más incriminante, porque la marijuana usualmente se fuma, y últimamente también se distribuye para vaporizadores.


Hasta hace poco, la policía no tenía manera de identificar si lo que estás fumando es una sustancia legal, con menos de 0.3% de THC, o su variante ilegal con hasta 30% de THC. La compañía Sirchie, que se dedica a manufacturar equipo táctico para la policía, desarrolló una prueba para ayudar con este problema.


La prueba, llamada NARK II Hemp/CBD Screening Test, determina los niveles de THC en la substancia confiscada. Claro, existen otras pruebas para determinar qué tipo de droga es y si es marijuana. Pero esta prueba está hecha para medir los niveles de THC específicamente, gracias a que la venta de cáñamo o hemp es legal en muchos sitios.


Con el tiempo, las leyes en cuanto a la marijuana van a seguir cambiando. Es inevitable. Es importante que tengamos en cuenta estos avances que van saliendo porque, al final del día, no todo el mundo sabe lo que está haciendo. Nada me asegura que un policía no va a confundirse. Estar informado es otra forma de velar por tus derechos y los de tus seres queridos.

Fernando Fernández, PI, BAI, CCDI, CDRS, CII, CAS, CHS-II, SPA

Presidente - Covert Intelligence, LLC

37 vistas
¡SUSCRÍBETE E INFÓRMATE!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Covert Intelligence, LLC.