Buscar

LOS EMPLAZADORES Y WHATSAPP



SAN JUAN, PR – Marzo 2019 – Ser emplazador en el mundo moderno es otra cosa. Yo mismo como emplazador puedo confirmar que cualquier trabajo en el que la labor principal dependa de que otras personas respondan es un reto y es de valientes. A modo de repaso, los emplazadores son aquellos que hacen entregas de documentos legales, llamados a corte, etc. Claro, a veces estas entregas no son placenteras para nadie envuelto en la situación. Es por esto que los emplazadores constantemente corren riesgos o se ven limitados en su flujo de trabajo. Si no encuentran a la persona su trabajo está incompleto y el cliente pierde tiempo y recursos. Si la persona se niega o es violento/a su seguridad puede estar en juego.


¿Por qué digo que ser emplazador hoy en día es interesante si es una profesión tan complicada? Porque gracias a la necesidad humana de querer saber si nos están ignorando o nos prestan atención en todo momento, hemos desarrollado más y más formas de saber si alguien abrió tu mensaje, vio tu vídeo, etc. Aquí es donde entran las redes sociales, específicamente aquellas dedicadas a mensajería. Hoy volvemos a hablar de WhatsApp. Esta plataforma permite hacer llamadas, enviar mensajes, fotos, vídeos y tener "videocalls". Su popularidad se debe a que solo depende del internet para funcionar, no de la compañía de teléfono.


Usualmente el problema más común que tenemos cuando dependemos de la tecnología análoga es que nunca se puede confirmar si el mensaje llegó o no. En cambio, WhatsApp tiene la habilidad de confirmar si el mensaje llegó y si fue visto con dos "checkmarks" que se tornan azul para confirmar. Últimamente muchos emplazadores usan WhatsApp para llevar a cabo entregas cuando el recibidor se pone difícil o no aparece. Incluso, este método ayuda a procesar casos que están estancados por falta de progreso.


Debo recalcar que aunque esta herramienta es increíblemente conveniente, tiene sus limitaciones. Sobre todo porque no siempre es un recurso legal. Las entregas en persona son preferidas y siempre deberían ser consideradas antes que cualquier otro método. Además, antes de llevar el procedimiento a cabo hay que estar 100% seguros de que la cuenta de WhatsApp le pertenece a la persona correcta, y eso puede tomar tiempo.


En lo legal su uso se puede ver en dos casos en la India, donde el juez dio la orden para emplazar vía mensajes de texto porque las personas vivían en otros sitios o estaban evadiendo el servicio con mucha insistencia y violencia. En los Estados Unidos se permitió en un caso especial, ya que la dirección postal de la persona no existía y su nombre no estaba en ningún registro.


Si este es el futuro de los emplazadores puede que las responsabilidades también se empiecen a extender hacia otras cosas como validar números de teléfono, correos electrónicos, y cualquier otro servicio en línea que ayude a confirmar que se le está enviando la información a la persona correcta.


Me gusta ver que la tecnología nos ayuda cada día en más aspectos. No voy a profundizar en esto ahora pero, como investigador privado, reconozco el valor de aplicaciones como WhatsApp y lo mucho que ayudan en una investigación. Mientras tanto, les quiero dejar con un último pensamiento: el trabajo de los emplazadores se complica porque la gente se pone nerviosa, irreverente y violenta. Lector, por favor, no seas esa persona que le agria el día a todos. Todos tenemos que trabajar, todos tenemos que producir. Nosotros no tenemos la culpa de lo que contienen los documentos que entregamos. Eso es entre usted y el cliente. ¡Pórtate bien!


Fernando Fernández, LPI, BAI, CCDI, CDRS, CII, CAS, CHS-II

Presidente - Covert Intelligence, LLC

86 vistas
¡SUSCRÍBETE E INFÓRMATE!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Covert Intelligence, LLC.