Buscar

HAY QUE DARLE PRIORIDAD A LOS CASOS DE ABUSO ANIMAL


SAN JUAN, PR – ABRIL 2020 – El maltrato animal es una desgracia. Sé que hay muchos como yo que aprecian a los animales y los respetan como se merece cualquier ser viviente. Desafortunadamente, hay algunos que no piensan igual, y atentan contra la vida de sus mascotas y otros animales como si nada.


Usualmente, pensamos que el abuso animal es simplemente un acto de agresividad física. Creemos que es darle golpes a un animal, y ya. La realidad es que el abuso animal es mucho más complejo de lo que creemos, y es nuestro deber informarnos para mantenerlos a salvo.


Dependiendo de dónde vivas, lo que se considera “abuso animal” cambia. Solo ciertos animales están protegidos por la ley, porque el resto nos los podemos comer. Las vacas no tienen la misma protección que tu perro, porque consideramos el perro una mascota, un acompañante, y a la vaca como ganado criado para consumo alimenticio.


El abuso animal puede ser pasivo o activo. El abuso pasivo es básicamente negligencia que pasa por falta de educación o recursos. Muchas veces, este tipo de abuso se corrige informando al dueño y ayudándole a cuidar de su animalito. Por otro lado, el abuso activo es calculado. Estos son los que son dueños de perros de pelea, los que usan perros como carnada, la gente que participa en bestialismo, o que lastima a los animales por placer.


La gente que abusa de sus mascotas u otros animales realmente son diferentes. Una vez se acostumbran a la violencia, son más propensos a culminar en actos criminales. Se puede aprender mucho de una persona solo observando su comportamiento entre animales.


Cuando se investiga una escena de abuso animal, se debe documentar todo, igual que como con un ser humano. Se toman fotos, se miden y se cuentan manchas de sangre, se determina el arma letal y se analizan los eventos. También, se debe hacer una autopsia para determinar el motivo de muerte y para encontrar evidencia de ADN.


Este proceso ayuda a castigar al abusador, pero también a aprender más de él. Una cadena de abuso animal puede ayudar a determinar si existe abuso infantil o doméstico, si hay un patrón de violencia, y hasta si la persona necesita ayuda psicológica. Analizar estas escenas correctamente puede ayudar a evitar más tragedias a largo plazo.


El problema es que, usualmente, los oficiales asignados a la investigación no tienen la preparación adecuada para documentar todo. Llegan, y no saben qué hacer. Para mí, esto es evidencia clara de que no es un tipo de crimen que tiene prioridad con muchas agencias policiacas. Esto es un error craso, porque una buena investigación de abuso animal puede detener posibles ataques violentos a otros seres humanos, porque en muchas ocasiones el abusador de animales es un criminal violento en ciernes, que termina generando la misma violencia con la gente a su alrededor.


Ningún tipo de abuso hacia cualquier animal debe pasar desapercibido. La vida se respeta, no importa a quién le pertenezca. Es importante que las autoridades se organicen y se informen para poder tener las herramientas adecuadas y poder trabajar a favor de todos. Si sospechan algún tipo de abuso animal por negligencia o falta de información, acérquese a la persona y trate de explicarle qué es lo que está haciendo mal. Si es abuso activo y calculado, no duden en llamar a las autoridades. Pueden, además, denunciar a la persona con los grupos de protección de animales. Pero, siempre manténganse vigilantes. Esa persona puede ser mucho más que un abusador de animales. Better safe than sorry.

Fernando Fernández, PI, BAI, CCDI, CDRS, CII, CAS, CHS-II

Presidente - Covert Intelligence, LLC

31 vistas1 comentario
¡SUSCRÍBETE E INFÓRMATE!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Covert Intelligence, LLC.