Buscar

EN VEZ DE RASPA Y GANA, SOPLA Y PIERDE


SAN JUAN, PR – DICIEMBRE 2019 — Las pruebas de aliento para detectar el nivel de alcohol en una persona son un engaño, y están metiendo presa a gente inocente todos los días. Dos reporteras del periódico estadounidense New York Times, llevaron a cabo una investigación para descubrir qué tan ciertos son los resultados de estas maquinitas. Lo que descubrieron es escalofriante, especialmente por todo el peso que le ponemos a los resultados de estas pruebas de alcohol.


El nivel de alcohol en la sangre que una persona puede tener a la hora de guiar es de 0.8%. Las pruebas de alcohol pueden tirar resultados erróneos gracias a muchos factores. Tal vez el público no sabe mucho de esto, pero los administradores de estas pruebas sí, y aún sabiendo, deciden continuar usándolas.


Las pruebas de aliento o alcohol se hacen con unos dispositivos científicos delicados, los cuales la mayoría del tiempo se utilizan erróneamente por falta de mantenimiento, calibración y mala administración durante la prueba. Sí, estoy hablando de cuando te dicen que soples en el paseo de la autopista, cuando te para el policía.


El mal uso va más allá de simplemente no darle el mantenimiento propio. Muchísimas estaciones policíacas compran máquinas que no son aprobadas por ningún experto, y hasta le desactivan los settings de seguridad para que la maquina “trabaje mejor”.

Darle mantenimiento a estos dispositivos es caro y tarda mucho. Además, se requiere que alguien que sepa bregar con la maquinita administre la prueba, y eso también cuesta. Se han visto resultados hasta 40% erróneos y aun así siguen usando el equipo. En muchos estados se usan líquidos raros o químicos mezclados en la casa para limpiar la máquina. Y claro, eso daña el sistema y fastidia la función principal.


Jueces de los estados de Massachusetts y Nueva Jersey han botado al menos 30,000 pruebas de aliento en el pasado año, porque los resultados se han dañado por tanta negligencia.

Es increíble que tantos expertos que están hablando del tema y confirmando que esas pruebas no valen un chavo, sean ignorados. Y este es un problema que llega hasta la cima. Dos de las compañías que manufacturan las pruebas de alcohol, como Dräger y CMI, no permiten que se inspeccionen las máquinas por cualquier persona, y solo se le venden a la policía.


Tanto así que solo se pueden abrir y estudiar en espacios controlados con grandes niveles de seguridad. También se le pide constantemente a los expertos que eliminen cualquier resultado negativo que se obtuvo de la inspección.


Sabiendo que estas pruebas son un peligro y atentan contra la libertad de muchos, ¿qué se puede hacer? Tú estas en todo tu derecho a negarte a tomar la prueba de aliento. Lo que pasa es que las consecuencias de negarte dependen de las leyes de donde estés. Aún así, y a veces hasta sobrio, puedes ir preso. En Puerto Rico, es importante saber qué hacer, porque cualquier policía confunde esquivar hoyos con estar borracho. Al momento, negarse a soplar puede significar que te llevan al cuartel para hacerte las pruebas de sangre. Yo prefiero eso a un resultado fatulo.


Espero que en un futuro cercano logremos bajar estas pruebas del pedestal y empecemos a hacer preguntas y exigir contestaciones.


Fernando Fernández, PI, BAI, CCDI, CDRS, CII, CAS, CHS-II

Presidente - Covert Intelligence, LLC

73 vistas1 comentario
¡SUSCRÍBETE E INFÓRMATE!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Covert Intelligence, LLC.