Buscar

ARMAS IMPROVISADAS


SAN JUAN, PR – Noviembre 2018 – Hoy mas que nunca la seguridad pública es una preocupación. Siempre hemos tenido problemas de criminalidad y violencia, pero las situaciones hostiles se han multiplicado tanto que realmente no se puede confiar todo en la ley y orden. Tenemos que estar listos para tomar nuestra seguridad en nuestras manos a la hora de responder a un ataque. No siempre la policía va a estar a la vuelta de la esquina y el 911 no siempre va responder a tiempo. No tienes que ser un profesional o tener armas para saber defenderte. Si miras a tu al rededor ahora mismo, te aseguro que puedes encontrar algún objeto con el que puedes improvisar un arma.


Analiza tu situación de antemano. Siempre que entres a un lugar nuevo o donde sea que estés, pregúntate: ¿sabes dónde están las salidas? ¿De qué lado crees que pudiese entrar un atacante? ¿Hay algún espacio donde te puedas esconder? ¿Te sientes seguro/a en ese espacio? ¿Qué puedes hacer si te quedas atrapado/a en ese espacio por largos periodos de tiempo? Acostúmbrate a hacerte estas preguntas en tu diario vivir. No por histeria o paranoia, sino porque simplemente nunca sabes cuando vas a necesitar toda esa información.


Una vez tengas las contestaciones a esas preguntas, puedes empezar a pensar sobre improvisar un arma. A continuación te voy a hablar de las más sencillas y comunes. Claro, todas estas estrategias deberían ser utilizadas solo en defensa propia.


Empecemos por los bastones. Ver a alguien caminando con un bastón no da mucho que pensar, pero en muchas ocasiones ese bastón puede ser utilizado para bloquear ataques, golpear y empujar. La forma más común de atacar con un bastón es usándolo como un bate de béisbol. Durante una altercación no empieces a batear sin control ni rumbo. Pendiente a las manos del atacante, si tiene un cuchillo usa el bastón para darle en la mano y que suelte el arma. Si la persona es alta, dale en las rodillas y cuando se agache inevitablemente, golpearlo/la en la cabeza.


Seguimos con las correas. La mayoría de nosotros usualmente tiene una puesta y no pensamos en lo mucho que nos puede ayudar en un momento de peligro. Primero asegúrate que tus pantalones aguantan sin la correa, porque sería una desgracia que te tengas que defender con los pantalones abajo. Una vez tengas la correa fuera de tu cintura, la puedes enrollar en tu mano y usar la hebilla para agredir al atacante. También la puedes estirar con tus manos horizontalmente para bloquear o ahorcar.


Ahora, mira en tu escritorio. Usualmente encontrarás lápices, tijeras o bolígrafos. Con estos objetos punzantes puedes penetrar áreas suaves del cuerpo como el cuello, los ojos, y los oídos. Si tienes llaves, también pueden sacarte de un aprieto. Ponte las llaves de tu llavero una entre cada uno de tus dedos haciendo un puño para aguantarlas, y esto te ayudará a raspar o apuñalar otros espacios suaves.


¿Tienes medias largas puestas? Te las puedes quitar y rellenarlas de piedras, hielo o cualquier material sólido que encuentres a tus al rededores. Al hacer un movimiento circular con tu brazo puedes lastimar al atacante con la misma intensidad de un puño sin tener que lastimar tu mano.


Estos son solo algunos ejemplos. En una emergencia, siempre llama a las autoridades pertinentes primero. En caso de que no haya una respuesta rápida, no tengas miedo de ponerte creativo/a. Reitero, estos inventos espontáneos son para ser utilizados solo en defensa propia. Mientras tanto, no quiero crear histeria ni poner a nadie nervioso/a. Nunca está de más saber qué hacer en un momento de estrés y peligro. Al final del día, estar atento/a, actuar con precisión y valentía puede salvar tu vida y las de otros a tu al rededor.


Fernando Fernández, PI, BAI, CCDI, CDRS, CII, CAS, CHS-II

Presidente - Covert Intelligence, LLC

100 vistas
¡SUSCRÍBETE E INFÓRMATE!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Covert Intelligence, LLC.