Buscar

¿SE PUEDE DETENER UN HURACÁN?



SAN JUAN, PR – OCTUBRE 2019 — Las temporadas de huracanes no son iguales desde Irma, María y Harvey. Puerto Rico sigue tratando de reestructurar los daños que el huracán María trajo, y no somos los únicos tratando de recuperar la normalidad luego de estas catástrofes naturales. Véase las Bahamas. Como es de esperarse, la comunidad meteorológica y científica está inventando formas de trabajar más a fondo con la crisis atmosférica. Con esto en mente, les presento las expresiones parafraseadas del Presidente durante una reunión con el Consejo de Seguridad Nacional en cuanto a manejo de emergencia.


“Lo tengo, lo tengo… ¿por qué no le tiramos una bomba nuclear (al huracán)? Se forman fuera de la costa de África, y a medida que se van moviendo hacia el Atlántico, tiramos una bomba en el ojo del huracán y lo desestabilizamos. ¿Por qué no se puede hacer eso?”


Aunque para algunos estas expresiones son… frustrantes, por decir el mínimo, otros se deben estar preguntando ¿por qué no se puede hacer? No es la única idea que se ha traído a la mesa en cuanto a esta discusión. ¿Por qué no podemos ponerle un “iceberg” en el camino para poder enfriar el agua? ¿O cubrir el océano con un tipo de capa que minimiza la evaporación que intensifica el huracán?


Frank D. Marks, director de investigación ciclónica en el National Oceanic and Atmospheric Administration, mejor conocido por sus siglas en inglés NOAA, dice que no importa si la teoría viene de alguien sin educación o si viene de alguien con un doctorado, la respuesta al momento es que no hay respuesta. La comunidad científica está de acuerdo con que las cosas no van a mejorar en cuanto a la intensidad de los huracanes que, sin duda, vendrán.


Hemos convertido el clima en una bomba de tiempo, entre tanta contaminación y tanta decisión electoral mala. Recuerden que uno de los ingredientes principales para los huracanes es la temperatura caliente del océano. Muchos científicos están de acuerdo con que debemos empezar a pensar en soluciones realistas antes de que nos chupe la bruja.


Se ha hablado de echarle sulfato u otras partículas que se encuentran en aerosoles a la estratosfera para crear un efecto reflector contra los rayos del sol. Aunque pudiese funcionar, hay preocupación de que afecte el monzón asiático, y que empeore las sequías en las regiones áridas de África. Otra posibilidad viene desde el 1990. Consiste en hacerle una infusión de agua salada a las nubes. El vapor que se desarrolle se condensaría en forma de gotas que mientras más brillan, más reflejan el sol, dándole al océano la oportunidad para enfriarse. También se ha hablado de batir el océano para que el agua caliente baje y el agua fría suba.


Todas estas ideas pueden funcionar. Y estas son solo algunas, existen muchísimas otras teorías e investigaciones al respecto. La realidad es que tratar de interferir con un fenómeno atmosférico de este tamaño no es seguro para nadie. Cualquier aspecto de estos experimentos que no este fríamente calculado puede causar una catástrofe encima de otra. Si existe algo que los humanos han tratado de estudiar para poder predecir y actuar a tiempo, es el clima. Todavía hoy, aún con todos los avances disponibles, es imposible predecir el clima con exactitud.


Aunque estos experimentos continúen creciendo y tanteando para llegar a una solución, la seguridad del público es primordial. Lo mejor que se puede hacer es siempre estar alerta, educados y listos para tomar acción en momentos inciertos, cuando el dichoso “cono de incertidumbre” pasa justo por encima de tu casa. Tengan sus planes familiares en cuanto qué hacer en caso de una emergencia o desastre natural. Aunque nos estemos enfocando en huracanes, no es el único fenómeno atmosférico que nos amenaza gracias a nuestro estilo de vida tóxico. Hay que hacer cambios para ayer.


Fernando Fernández, LPI, BAI, CCDI, CDRS, CII, CAS, CHS-II

Presidente - Covert Intelligence, LLC

30 vistas
¡SUSCRÍBETE E INFÓRMATE!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Covert Intelligence, LLC.