Buscar

MUJERES EN LA INVESTIGACIÓN: ISABELLA GOODWIN




SAN JUAN, PR – Agosto 2019 – He mencionado anteriormente que el campo de la investigación privada se considera, lamentablemente, dominado por hombres hasta el sol de hoy. Es una pena que continuemos dándole de codo a las pioneras de nuestra historia investigativa, la madre de esta profesión. Muchas de las innovaciones que han llevado la investigación privada a ser lo que es ahora se las debemos a las mujeres que rompieron las reglas cuando se tenían que romper.


Es por eso que les tengo que hablar de Isabella Goodwin, la primera mujer detective de la ciudad de Nueva York. Goodwin, nacida Isabella Loghry, ganó su placa infiltrándose en el hogar de un ladrón como mucama y logrando su arresto en el 1912. Goodwin ya era empleada de la policía para ese entonces y trabajaba como matrona limpiando celdas y supervisando a los criminales. Fue entonces cuando la policía le echó el ojo a Eddie (the Boob) Kinsman.


La policía necesitaba a alguien que se infiltrara a la casa de la novia de Eddie, así que Isabella se dispuso a posar como una mucama por semanas, recopilando información hasta llegar al arresto de Kinsman. Fue así como se ganó su puesto de detective oficial, lo cual la convirtió en la primera mujer detective en todo Nueva York. El “Brooklyn Daily Eagle” dijo en el 1915 que era la mejor mujer detective en todos los Estados Unidos.


Goodwin es el perfecto ejemplo de la frase “hacer de tripas corazones”. Ella cogió el puesto de mucama y lo convirtió en su aclamada carrera como detective. Que ella tuviese el puesto oficial de detective era interesante para la época. La policía de Nueva York había estado contratando mujeres como matronas o mucamas desde los 1800. Ya para el 1890, el puesto tenía más responsabilidades, como trabajar con mujeres atacadas, casos de violación y casos que incluyeran bebés. Pero claro, como el machismo no es y nunca ha sido algo nuevo, no cobraban ni la mitad de lo que cobraba un policía con menos responsabilidades.


Por mucho tiempo, las mujeres tenían que coger el puesto que se les diera y convertirlo en una posición adecuada. De todas las mujeres que se metieron a la profesión, Isabella tenía más experiencia que la mayoría. Antes de aceptar el caso que le cambió la vida, Goodwin se infiltraba en espacios de alta sociedad para desenmascarar a los “falsos”, como ella les llamaba. Estos eran personas que decían ser adivinos, magos, curanderos y otras mentiras.


En el 1920, Goodwin ayudó a formar el departamento de la policía llamado la “Agencia (bureau) de Mujeres”. Este departamento se encargaba de los casos de víctimas de violencia doméstica, prostitución y niños perdidos. Ella decía que las mujeres son mejores detectives porque tienen la habilidad de ver cosas para las que no se tienen evidencias de inmediato. Durante su último año de trabajo policíaco, en el 1924, ayudó a cerrar varios casos de alta prioridad para la ciudad, investigando prácticas médicas fraudulentas. Goodwin murió de cáncer en el 1943, a sus 78 años de edad.


Isabella Goodwin abrió las puertas para que muchísimas otras mujeres siguieran sus pasos. Muchas otras mujeres de una forma u otra mejoraron el sistema, perfeccionaron la técnica, etcétera. Espero en el futuro seguir contando las historias de estas mujeres a aquellos que no las conocen. Son impresionantes, y nos quitamos el sombrero ante la valentía, fuerza y paciencia de estas mujeres que lidiaron no solo con una profesión difícil, sino además con el machismo y el prejuicio en contra de su género.


Fernando Fernández, LPI, BAI, CCDI, CDRS, CII, CAS, CHS-II

Presidente - Covert Intelligence, LLC

79 vistas
¡SUSCRÍBETE E INFÓRMATE!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Covert Intelligence, LLC.