Buscar

¿YA ESTÁN VIVIENDO JUNTOS? ¿TAN RÁPIDO?



SAN JUAN, PR – SEPTIEMBRE 2019 –Las labores de un investigador privado varían grandemente. Hemos hablado de cómo los investigadores privados se destacan por su habilidad para navegar una investigación sin problemas de jurisdicción o burocracia, y cómo nuestra asistencia puede reabrir casos sin resolver, etc. Pero claro, se nos conoce más por nuestro trabajo con infidelidades y parejas casadas.


Dependiendo del estado donde se esté llevando a cabo la investigación para probar una infidelidad, los resultados no necesariamente son para conseguir un divorcio. En ciertos estados, convivir con otra persona mientras estás casado o en medio de trámites de divorcio puede influenciar el trato de pensión alimenticia, ya sea para los hijos o para la ex pareja.


En casos como este, nuestra labor consiste en probar que la ex pareja del cliente está conviviendo con otra persona. Para esto, es importante que nos familiaricemos con las leyes de donde nos encontramos. Por ejemplo, la convivencia no juega ningún papel crucial en cuanto a la distribución de bienes o pensión alimenticia en el estado de Colorado. Mientras tanto, en Utah, si la parte que recibe pensión alimenticia empieza a convivir, se le puede reestructurar o eliminar el acuerdo de pensiones.


Una cosa es saber que la ex pareja convive con alguien más, y otra cosa es probarlo. Aún siguiendo la ley para probar convivencia y beneficiar al cliente, queda del juez lo que pase con esa información. Puede ser usada, como igual puede no causar ningún cambio en la deliberación.


Existen al menos cinco técnicas que se pueden utilizar para probar convivencia eficazmente. Estoy seguro que existen más, nuevamente, dependiendo de dónde se lleva a cabo la investigación. Yo diría que estas funcionan universalmente.


1. Vigilancia: Se pueden pasar de tres a cuatro semanas vigilando a alguien para apoyar lo que, en esta etapa, es todavía la suposición de convivencia. Esto incluye fotografías, vídeos de expresiones de amor públicas, gente entrando y saliendo del hogar con objetos de permanencia tales como llaves de la casa o del carro, y conductas de esa naturaleza.


2. Redes sociales: ¿La tengo que explicar? Las fotos de vacaciones, cuentas compartidas, comentarios, los “reacts” en los comentarios, declaraciones de amor, “you name it”. Las redes sociales son una mina de oro.


3. Declaraciones del vecindario: Si al vecino le gusta el bochinche, córrele la máquina. ¿Los ha visto salir juntos? ¿Qué usted veía en cuanto a conductas o discusiones? ¿A qué hotel fueron? (La contestación te puede abrir el próximo camino a explorar: reservaciones y gastos.


4. La basura habla: Rebuscando en la basura puedes encontrar pruebas de residencia, documentación de cuentas compartidas, cartas, etc. ¡Importante! Procura rebuscar en la basura cuando el dueño la haya sacado de la casa. Una vez la ponen afuera, ya no es propiedad privada.


5. Verifica la información pública de la persona con la que habita tu ex pareja: Esto es más para la custodia de los niños. Si existen incongruencias, riesgos o récords criminales, los encontrarás aquí.


Nuevamente, debemos recordar que estos casos dependen grandemente de las estipulaciones legales del gobierno local. Una vez sepas qué se puede hacer y qué no, qué vale en corte y qué no, puedes empezar a hacer tu trabajo investigativo. No dudo que diferentes investigadores tengan sus propios métodos y orejitas para estos trabajos. Por es importante comenzar conversaciones sobre nuestros procesos investigativos. Informar al público sobre esta profesión no se mueve en una línea recta, y existe mucha versatilidad. Ah, y recuerda: destruye tus cartas antes de tirarlas a la basura.


Fernando Fernández, LPI, BAI, CCDI, CDRS, CII, CAS, CHS-II

Presidente - Covert Intelligence, LLC

38 vistas
¡SUSCRÍBETE E INFÓRMATE!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Covert Intelligence, LLC.