Buscar

USO DE LA INVESTIGACIÓN PRIVADA EN LA INDUSTRIA DE SEGUROS



SAN JUAN, PR – Octubre 2018 – Las tareas de mi profesión como investigador privado varían dependiendo de la necesidad del cliente. La investigación privada también es utilizada para proteger los bienes de corporaciones, compañías y la veracidad de los servicios ofrecidos. Un buen ejemplo de este tema son las agencias de seguros de vida que asignan investigadores privados a ciertos casos para asegurar que no haya fraude. Además de seguros de vida, los investigadores recibimos casos de fraude por daños a propiedad, reclamaciones por fuegos, accidentes incapacitantes, y otros.


La labor que realizamos los investigadores privados es necesaria para las aseguradoras. Nosotros tenemos los conocimientos y las herramientas para descubrir estafas y fraudes de manera incógnita, confidencial y discreta. Desgraciadamente hay muchos chanchulleros por ahí que deciden sacarle dinero a sus seguros alegando, por ejemplo, que tuvieron un accidente incapacitante y nosotros los grabamos bailando y dándose la buena vida sin ninguna incapacidad. Otros se creen los más listos y prenden ellos mismos sus almacenes o propiedades en fuego, o hunden el bote, o tiran el carro por un risco para reclamar un seguro, simplemente porque tenían que cerrar el negocio de cualquier manera y decidieron aprovecharse de la aseguradora. Todos estos fraudes hacen que las aseguradoras le suban las primas a sus clientes. O sea, que los clientes bueno terminan pagando más por culpa de los malos. Los investigadores privados ayudamos a minimizar estos problemas.


Una de las preocupaciones más grandes relacionadas al uso de investigadores privados por las aseguradoras es que el investigador descubra más de lo que debe (o es conveniente) mientras conduce una investigación. Recientemente la compañía japonesa TAL tuvo que justificar públicamente que uno de sus investigadores privados usara tácticas invasivas al documentar en detalle un encuentro íntimo. La compañía aceptó el uso excesivo de estas tácticas y justificó la investigación postulando que se habían adherido a los límites que la industria investigativa tenía al momento.


En otro ejemplo, la compañía Suncorp aceptó haber usado investigadores para vigilar por lo menos a uno de los diez reclamantes en un caso donde los investigadores alegadamente conducían sus vehículos de manera errática al perseguir a los investigados y además algunos conocían personalmente al investigado.


Gracias a estos extremos y faltas de ética, en junio del 2017 se puso en práctica el “Financial Services Council Life Insurance Code of Practice”, o Código de Prácticas para Aseguradoras de Vida del Concilio de Servicios Financieros, que dicta las nuevas reglas del juego. Estas incluyen que: toda solicitud de investigación a un asegurado debe ser aprobada por un director o gerente con autoridad; que se debe grabar exclusivamente al asegurado; y que la investigación debe ser cancelada al momento que empiece a interferir con la recuperación del asegurado.


De paso, el Consejo de Seguros de Australia abogó por la creación de un código que también cubra aseguradoras generales. Estas conducen investigaciones cuando algún aspecto de un reclamo no cuadra o hay sospechas de fraude. Se espera que para principios del 2019 se publique el nuevo código. Las aseguradoras pierden casi 2.2 billones al año en fraude, creando una inflación de precios para el resto de los clientes. Según el concilio, las aseguradoras tienen el deber ante sus asegurados de investigar a fondo y tratar de eliminar reclamos fraudulentos.


En la revisión del código para aseguradoras de vida se menciona que cada compañía debe actuar adentro de las leyes y mandatos de cada estado o país. Como investigadores privados usualmente tenemos un poco más de flexibilidad, ya que nuestro trabajo es privado y podemos tener influencias donde la ley y sus sistemas a veces no llegan. De igual manera es necesario un código que respete ciertos niveles de privacidad en contratos o acuerdos corporativos para poder regular mejor una labor necesaria. Al final del día esto se trata de la integridad laboral del investigador. Si trabajamos de manera responsable, siguiendo las directrices de la ley y de la ética, no debería haber ningún problema.


Fernando Fernández, PI, BAI, CCDI, CDRS, CII, CAS, CHS-II

Presidente - Covert Intelligence, LLC

42 vistas
¡SUSCRÍBETE E INFÓRMATE!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Covert Intelligence, LLC.