Buscar

LA LEGALIDAD DE GRABAR POLICÍAS SIN SU CONSENTIMIENTO


SAN JUAN, PR – Junio 2019 – El pasado mes de mayo una jueza federal legalizó grabar la policía en secreto. La orden cubre el departamento de la policía de Boston y el fiscal de distrito del condado de Suffolk. La orden indica que si el policía está en público y en horas laborables es completamente legal grabarlos en silencio. Todo esto surgió para reforzar una orden de la jueza Patti B. Sari en diciembre pasado. En ese caso, ella definió como anticonstitucional que la policía hiciera arrestos por grabar en secreto a un funcionario público haciendo su trabajo.


Los demandantes, René Pérez and Eric Martin, dos activistas de derechos civiles, fueron arrestados por hacer exactamente eso. Matt Segal, de la Unión Americana de Libertades Civiles (mejor conocida como ACLU por sus siglas en inglés) capítulo de Massachusetts, defendió a los jóvenes en el caso. De paso afirmó que este juicio ya se veía venir por otros arrestos inconstitucionales bajo las mismas circunstancias.


Son decisiones como estas las que paso a paso le van devolviendo el control al pueblo. Es obvio que la policía en los Estados Unidos suele tener muchos encontronazos con la comunidad por el racismo inminente que demuestran sus acciones. Además, nadie quiere ver a un miembro de su comunidad morir a manos de un policía irresponsable. Es frustrante saber que existe gente así de mala en esos puestos de poder.


En Puerto Rico la cosa es diferente, porque mientras nuestro racismo no es tan evidente, hay muchos en la fuerza que son simplemente incompetentes o no tienen el entrenamiento necesario. Y mira, está bien que no seas bueno en algo. No todos tienen la vocación y hacen las cosas por un cheque. Pero ser un mal policía es como ser mal piloto. No podemos tener tanto margen de error.


Que quede claro, me consta porque los conozco, que existen policías buenos, éticos y que se preocupan por el bienestar de la comunidad. No importa si es en nuestro patio o en los Estados Unidos, hay que darle crédito a quien crédito merece. Pero el simple hecho que tengamos que depender de estas medidas para asegurarnos de que todo esté en orden no es normal. ¿Quién imaginaría que tendríamos que grabar públicamente a un miembro de la ley y orden para asegurarnos de que no se le zafe la mano? Estas son las personas que tienen como función principal protegernos. ¿Protegernos de qué, si muchas veces el peligro lo traen ellos?


Me da pena tener que hablar de esto así, pues como investigador privado la colaboración con la policía es indispensable en ciertos casos. Me da gusto confirmar que todavía existe gente en la fuerza policíaca con ética laboral y social. Pero ya no se puede tapar el cielo con la mano. No podemos seguir aceptando el problema ciegamente porque “la cosa no está igual de mala acá”. Tal vez acá no nos matan por nuestro color de piel, pero matan mujeres por negligencia, por irresponsables. Nos negamos a aceptar un estado de emergencia.


Les debo recordar que nos afecta a todos cuando montones de inocentes mueren en la calle a plena luz del día por existir en un espacio equivocado. Nos afecta cuando vemos al prójimo como un obstáculo y no un compañero y cuando no tenemos respeto por la vida ajena.


La policía de Boston y la fiscal de distrito de Suffolk tienen 30 días para aplicar el mandato. 30 días para recordarle a una fuerza entera que, si hacen su trabajo bien, nadie va a tener nada que grabar. La brutalidad policíaca no es un chiste, es un abuso de poder, de estatus y una falta de respeto. Espero que se sigan implementando órdenes similares que le devuelvan la potestad al pueblo y algo de control sobre la situación. Algo tiene que cambiar para bien. Yo doy la batalla a diario siendo un pilar de profesionalidad, empatía y siendo los ojos de los menos afortunados. Y tú, ¿qué haces?


Fernando Fernández, LPI, BAI, CCDI, CDRS, CII, CAS, CHS-II

Presidente - Covert Intelligence, LLC

92 vistas
¡SUSCRÍBETE E INFÓRMATE!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Covert Intelligence, LLC.