Buscar

HAY MOMENTOS EN LOS QUE NECESITAS SABER CON QUIÉN CUENTAS



JUAN, PR – ENERO 2019 – ¿Alguna vez te han acusado de hacer algo que no haz hecho? Si tienes hermanos/as es fácil recordar algún momento cuando eran niños donde ellos hicieron algo y te lo quisieron achacar a ti. Claro, mamá lo sabe todo y no se le escapa ni una. Ahora, como adultos, las probabilidades de que te acusen de haber hecho algo tiene repercusiones mayores. En el peor de los casos una acusación falsa te podría llevar a la cárcel si no tienes los recursos y la fuerza para rectificar la acusación. Le puede pasar a cualquiera, y como la culpa es huérfana, se la quieren pasar al que menos atención estaba prestando.


Veamos el ejemplo de un caso reciente en el que un joven fue acusado de meterse a la casa de una chica con la que salió brevemente en escuela superior, amarrarla y apuñalarla con un cuchillo. Cuando la policía encontró al muchacho, este fue detenido y acusado de múltiples crímenes que resultarían en al menos noventa años de cárcel. El joven no había visto a quien fuera su noviecita en muchos años, y mucho menos se le había acercado recientemente. Claramente alguien estaba tratando de incriminar a un inocente por sus maldades.


El joven le confesó a las autoridades que él sí sabía donde ella vivía y que todavía la tenía como amiga en varias redes sociales pero que no había contacto alguno y ni siquiera estaba en la ciudad al momento del ataque. Muchos meses pasaron y la fecha de su juicio se acercaba rápidamente. El joven fue presionado a aceptar el acuerdo que la fiscalía le estaba ofreciendo, el cual era cárcel, pero por menos tiempo que el que su sentencia requería. Nadie creía su coartada o la de su familia, que insistían que el estaba de vacaciones con ellos cuando los hechos ocurrieron.


Un poco antes del juicio su mamá, que es fanática de subir todo lo que hace a Facebook, estaba mirando las fotos de las vacaciones y encontró una en la que su hijo salía y la foto tenía el día y la hora en que se tomó la foto al margen. Su mamá presentó la evidencia a fiscalía, quien inmediatamente retiró los cargos.


¿Qué hubiese pasado si su mamá no llega a estar mirando estas fotos? Un dato tan sencillo le devolvió la libertad a este muchacho. Por cierto, ¿cómo un detalle tan simple pero tan importante pasó desapercibido? Cuando no se tienen las herramientas o la gente correcta en tu esquina muchos datos se pueden perder en la ansiedad y el miedo. Problemas como este pueden ser resueltos rápidamente por un buen investigador privado que sabe qué buscar, en dónde, cuándo y por qué.


Por casos como este es que siempre recalco que la labor de un investigador privado va más allá de lo que el estereotipo dicta. La justicia, muchas veces, encierra a tantos inocentes por error gracias a la falta de evidencia. Aunque somos inocentes hasta que se prueba lo contrario, probar que alguien es culpable es increíblemente fácil cuando no se tiene la información necesaria. Cuando te acusen erróneamente, te encuentres en un aprieto que parece no tener salida, o las autoridades no quieran dar la milla extra para ayudar a probar tu inocencia, llama a un investigador privado. Las probabilidades de salir ganando siempre aumentan cuando tienes a un profesional de tu lado.


Nosotros en Covert Intelligence, LLC recién añadimos a nuestros servicios el programa de extracción remota de información en celulares, precisamente porque este tipo de extracción es totalmente admisible en corte, y nadie puede decir que la evidencia presentada fue cambiada o alterada. Estamos en los tiempos de la prueba digital. Siempre guarda datos que parezcan relevantes en el día a día, pendiente a tus pasos. Nunca sabes cuándo algún recibo, una tarjeta de cita o hasta la fecha al margen de una foto que mamá te tiró pueda salvarte de un apuro.


Fernando Fernández, PI, BAI, CCDI, CDRS, CII, CAS, CHS-II

Presidente - Covert Intelligence, LLC

255 vistas
¡SUSCRÍBETE E INFÓRMATE!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Covert Intelligence, LLC.