Buscar

¿DE VERDAD QUIERES CAMBIAR TU NÚMERO TELEFÓNICO?


SAN JUAN, PR – Agosto 2019 – ¿Sabías que los números de teléfono se reciclan? Cuando dejas una compañía telefónica o cambias tu equipo a veces te ves en la situación de dejar tu número atrás. Esto suena como algo fácil de hacer. Y debería serlo, si tu número no estuviese vinculado con tus múltiples oficinas de doctores, cuentas de banco, escuelas, farmacias, etc. ¿Quién le informa a los montones de compañías con acceso a tu información privada que cambiaste de número telefónico?


Es común recibir llamadas de “números equivocados”, pero ¿son realmente equivocados? Las personas que te llaman buscando a otras piensan que están llamando al dueño original. Es entonces cuando tú le informas que ya ese número no les pertenece. Sería más fácil que los primeros dueños llamaran ellos mismos y explicaran el cambio. Es por esto que tu número es casi como tu seguro social. Con la diferencia de que tu seguro social no se recicla ni anda regando tu información a diestra y siniestra.


Hay muchos sistemas de pagos automatizados que te dan acceso inmediato a la cuenta porque reconocen tu número de teléfono. A veces, hasta sin preguntar, tiran toda tu información sensitiva por ahí pa’ abajo.


Veamos el caso de Gerri Detweiler, una madre que le compró a su hija de 11 años un celular para poder comunicarse con ella. Detweiler cuenta que durante dos años montones de recaudadores acosaban a la niña, porque da la casualidad que era un teléfono reciclado. Este número le pertenecía a una mujer que, además de claramente tener muchas deudas, tenía hasta un historial criminal. Mamá solo se enteró de esto cuando le dio con poner el número en Google para ver qué información conseguía.


Afirmó que la situación se complicó cuando tuvo que bregar con que también le llegaran llamadas automatizadas. “Muchas de estas llamadas no me dejaban hablar con nadie a menos de que presionara 1 y mintiera sobre ser la dueña de la cuenta”.


Existen sistemas de validación que requieren claves secretas para poder hacer y recibir llamadas. De esa forma solo conocidos tienen permiso de hablar. Aunque suena como una buena solución, no lo es. Un buen ejemplo es el del congresista del Distrito 33 en California, Ted Lieu. Este trató de hacer uso de un sistema que tenía dos contraseñas: una permanente, y una que cambiaba cada cierto tiempo. Comenta el congresista que esa fue la parte más difícil de cambiar números. El tener este sistema y tener que explicarle a todo el mundo cómo funciona porque si no, usan la contraseña incorrecta y trancan todo.


También está el riesgo de que tu número de la casa sea reciclado como un número celular. Hay farmacias, tiendas, bancos, etc, que no identifican si tu teléfono es de línea fija o no. Esto es importante porque a veces envían mensajes de texto rutinarios con información a ese número, pero como esos teléfonos no reciben textos, tú nunca te enteras. ¿Qué pasa cuando se recicla como celular? Esos mensajes de texto empiezan a llegar. Ahora un extraño tiene tu lista de medicamentos, tu número de cuenta, tu nombre, y quien sabe que más y tu nunca te enteraste.


Hay que pensar bien antes de cambiar algo que es tan crucial para la comunicación interpersonal. También hay que aceptar que tal vez nunca podremos terminar de notificarle a todo el mundo que estamos cambiando el número. Es por eso que recomiendo que tengas un pequeño récord personal de a quién le das tu dirección, número de teléfono, u otra información que podría caer en manos equivocadas. Trata de no cambiar cosas como estas, que se pueden volver tan apegadas a tu persona, a menos de que sea absolutamente necesario. ¡La guerra para preservar nuestra privacidad continua!


Fernando Fernández, LPI, BAI, CCDI, CDRS, CII, CAS, CHS-II

Presidente - Covert Intelligence, LLC

108 vistas
¡SUSCRÍBETE E INFÓRMATE!
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 by Covert Intelligence, LLC.